martes, 6 de marzo de 2012

ZARANDAJADAS

Que el editorialista reprobado-querellado-traidor a su Patria que es España es un "zarandajo" (periodísticamente hablando ¡claro!) lo sabe y aguanta "tutti il Mondo" y entre esos "tutti" nosotros los "Tamarán" que no queremos ser menos y, como además nos caracteriza la inocencia, tenemos que tragarnos lo que nos tragamos y se tragan los demás con la lectura de sus "zarandajadas". Este prefacio viene a cuenta de que en unos de sus mini-sermones o "Criterios" de la semana pasada, el mentado sujeto, haciendo gala de su negro odio y verdosa envidia a Gran Canaria y, además, de su habitual quimera de suponer bobos a sus inocentes lectores, pontifica sobre la estancia en Las Palmas del marino Cristóbal Colón, Descubridor del Continente americano y luego Almirante de la Mar Océana.

En dicho "Criterios" escribe, a sabiendas de que contraría una verdad que, desde luego, conoce y a su ilustre compatriota (de ser él nacido en la isla Infierno....que no lo sabemos) el Excmo. Sr. D. Antonio Rumeu de Armas, cuyo centenario está próximo a conmemorarse, escribe..."una anécdota comiquísima. El tesoro del navío "Nuestra Señora de las Mercedes" no le pertenece a España, ni a Perú -de sonde procedían los metales preciosos con que fueron acuñadas esas monedas- ni a Portugal, en cuyas aguas se encuentra el pecio, sino a Las Palmas y, por tanto, según el docto criterio del presidente del Cabildo de esa isla, debe ser expuesto, al menos en parte en la Casa de Colón. Esto es el colmo del ridículo. Esto es para carcajearnos. Es una anécdota de enanos para reírse. Están creídos que son mundiales del mundo mundial. No solo los dirigentes políticos, sino el propio pueblo. Están imbuidos de grandeza. Por ahora dejamos las machangadas canarionas etc."...

 Nosotros, los componentes del Grupo de Opinión Tamarán si que nos carcajeamos antes las machangas zarandajadas del reprobado editorialista que, imbuido de bajeza e infectado de negro odio y verdosa envidia, escribe lo que escribe. No contento con disparatar del modo que lo hace, en su pseudo-encíclica o Editorial, aparecido en su "El Dia(blo)" de su Santa Cruz ayer Domingo 4 de Marzo, vuelve a regurgitar ponzoña y manifiesta... "El Parlamento de Canarias no es serio, no tiene categoría política ni conoce la historia y la geografía del Archipiélago. Continúa en el error que padecieron los curas Abreu y Galindo y Viera y Clavijo, quienes confundieron grande de tamaño con gran, nombre propio. Del relato de Le Canarien de Jean de Bethencourt y Gadifer de La Salle, los normando que conquistaron y narraron sus aventuras en las islas. Tenerife, la más importante y más bella no había sido descubierta"...

Los "Tamarán, seguimos carcajeándonos de las zarandajadas y la supuesta ingenuidad del reprobado sujeto y comentamos que resulta curioso comprobar que todo quisque de mayor o menor categoría, incluyendo al Papa Martino V. está "equivocado" en lo de mencionar a Gran Canaria por su glorioso nombre que le fue impuesto por la bravura de sus aborígenes... ¡que desgracia!, ¡que injuria! otorgarle el GRAN a Gran Canaria y no habérselo adjudicado a la isla Infierno (modernamente apodada Tenerife) pese a ser la de mayor superficie, que de más importante y más bella, ni tan calvo ni con dos pelucas... En su dominguera pseudo-encíclica, el zarandajo se mantiene revolcándose en sus habituales mentiras y escribe..."Si España persiste en no concedernos la independencia -contrariamente a lo que está obligada a hacer por razones históricas y humanitarias, amén del debido cumplimiento de unas leyes internacionales-, (la opción para Canarias es) vincularnos a un país africano como estado libre asociado (...) ¿Cuál sería ese país? (...) ¿Con Mali por ejemplo?. Por supuesto que no; eso sería absurdo siendo, como lo somos, vecinos de Marruecos y compartiendo tantos intereses con el reino alauita, etc."...

Los "Tamarán" consideramos que los anteriores párrafos son puras zarandajadas y no merecen otro comentario que recomendarle... ¡déjese de peligrosas coñas y de tergiversar la realidad histórico-social y política de Canarias y de España!... Continúa con sus "trolas" y pontifica que... "Las aguas que rodean las Islas no son españolas ni canarias, la realidad es que no son ni canarias ni españolas, son marroquíes (...) ¿Cuántas veces tenemos que decir que no somos un archipiélago oceánico sino costero? Costero, en la costa de Marruecos y dentro de su Zona Económica Exclusiva. No tenemos aguas propias. Ni siquiera posee España el dominio sobre las doce millas de mar territorial. El dominio político si, pero nada más"...

Nosotros los "Tamarán", con la inocencia que nos caracteriza exclamamos... Como nos descuidemos, el zarandajo va a descubrir que en la hermosa playa de Las Canteras solo son españolas las aguas que van desde la barra a la orilla... ¡Ay señor, cuanta ignara "sapiencia" sobre Derecho Internacional Marítimo demuestra este mentiroso compulsivo!... Haciendo equilibrios entre el disparate y la locura, el reprobado editorialista le pregunta al político chicharrón Fernando Ríos... "¿Qué es eso de que Canarias pertenece al Estado español? ¿Cómo puede decir esto quien se declara nacionalista? (...) Que tomadura de pelo; que engaño; que traición a un pueblo, (...) ¿Cuanto más va a tardar la gente en echarse a la calle, si en otros lugares el pueblo ha salido de sus casas incluso por motivos no tan graves?"...

Los "Tamarán" nos preguntamos una vez más ¿Cuánto más va a tardar la Autoridad competente en corregir y castigar estas subliminales instigaciones a la subversión que día tras día escribe este zarandajo?... Y remata su pseudo encíclica con un párrafo que demuestra que la esquizofrenia machaca a su senil intelecto, haciéndole creer que es más o menos el "pontífice" de la canariedad... "No somos propiedad de una nación, España, que está en el alejado Continente europeo. Queremos ser solo canarios, canarios nativos de la nación y estado canarios, que está en la zona costera del África Occidental, de Marruecos. Rotundamente queremos ser libres y soberanos, con DNI y pasaporte canarios. Clamamos por la libertad, por la independencia; por la libertad, identidad y dignidad del país canario, por nuestros recursos propios para vivir ricos y con bienestar.

Todos"... Ante estas "soflamísticas" y fervorosas jaculatorias, nosotros los "Tamarán", tan canarios y tan españoles como también lo son los zarandajos traidores a su Patria, incluidos el editorialista reprobado y sus conmilitones, con la inocencia que nos caracteriza exclamamos... ¡Ay, Dios mío... déjanos como estamos!...

 Grupo de Opinión "Tamarán"