lunes, 5 de diciembre de 2011

EXILIO

El editorialista reprobado-querellado y traidor a su patria que es España, en los últimos tiempos ha añadido a la larga lista de sus "inmanías" la de "recomendar" imperiosamente que se exilien de Canarias muchos de aquellos que, por no seguir a pie juntillas sus senectas, esquizofrénicas, disparatadas e "incuestionables" ideas sobre como cree que debe ser el imaginario sistema político-social, así como el gobierno de ese no menos imaginario Archipiélago canario que él se ha inventado y que, como hemos dicho, es paralelo y, por lo tanto, nada tiene que ver con el real y verdadero...

Así, día tras día, en sus mini-sermones o "Criterios" diarios recomienda a los siguientes políticos chicharrones (cosa curiosa, a los grancanarios ni los menciona) señor Paulino y a su señora Mena, a la "quícara" señora Oramas, al "chulón capicúa y mariconsón", a Ricardo Melchior, a Fernando Clavijo, a José Manuel Bermúdez, a Wladimiro Rodríguez Brito y... "a toda esa caterva de inútiles políticos que ha elegido para su nefasto gobierno (que) están llevando a Canarias al borde de la ruina, de la pobreza, de la desesperación, de la emigración, de las muertes por las listas de espera sanitarias y a las vergonzosas colas del hambre (...) No olvidemos que por muchos menos motivos han caído gobiernos y gobernantes en países como Siria, Egipto, Yemen, etc. (...) ¿Por qué no se levanta el pueblo contra ellos? ¿Por qué no hay una revuelta? Pues porque somos un pueblo aplatanado, temeroso y bueno"...

Nosotros, los componentes del Grupo de Opinión "Tamarán", con la inocencia que nos caracteriza consideramos que mucho más sencillo y "económico" sería que los que se exilien de Canarias sean el propio editorialista reprobado-querellado, sus conmilitones, los "insignes" patriotas, el cura independentista que nos queda y los cuatro gatos y seis ratones que le apopan y que, al fin y al cabo, caben en una patera que les puede "soltar" encallando en cualquier costa, cuanto más lejana mejor... Pero, la más importante de sus "inmanías" es su conocido negro odio y verdosa envidia a Gran Canaria, a la que niega el pan y la sal, las bellezas naturales, su importancia histórica y preeminencia política, cultural, industrial, comercial, etc. y así, en relación con el proyecto de la playa artificial de Las Teresitas, trata de imputar a los políticos grancanarios en los altibajos que sufre la construcción de dicha playeja y escribe... "unos políticos tinerfeños que amen a su isla y a su capital, que también ha sido la capital única de Canarias, no pueden permitir que unos pocos mandatarios canariones "grancanarios", con ínfulas de superioridad, se salgan con la suya. Está claro que en Las Palmas no quieren que Santa Cruz y por añadidura la isla de Tenerife, dispongan de un lugar moderno para el ocio marítimo (...) Las Palmas ha boicoteado y conseguido paralizar las infraestructuras más importantes de la principal isla del Archipiélago: el ya citado proyecto de la playa de Las Teresitas, el puerto de Granadilla, la segunda pista del Aeropuerto del Sur, el cierre del anillo insular, el proyecto de tren que auspicia el Cabildo de Tenerife, etc."...

Nosotros los "Tamarán", con la inocencia que nos caracteriza queremos refrescarle la memoria a este sujeto recordándole que: a) escribe Canarias cuando debe escribir isla Infierno (modernamente apodada Tenerife); b) que eso de que su isla es la principal del Archipiélago no pasa de ser otra más de sus utópicas fanfarronadas; c) que cuando se le llena la boca recordando que su Santa Cruz fue capital única de Canarias, pretende ocultar que solo lo fue interinamente, entre 1833 y 1927 y que, antes de 1833 y desde la incorporación del Archipiélago a la Corona de Castilla (España), ejerció dicha capitalidad única la Ciudad Real de Las Palmas pues en ella radicaban todos los poderes regionales de la Iglesia y de la Corona, o sea, que Las Palmas fue capital única entre 1478 y 1833, ¡casi cuatro siglos!..., hasta que su Santa Cruz le arrebatara arteramente dicho privilegio en 1833 lo que solo le duró hasta 1927, algo menos de un siglo... En cuanto al supuesto boicot y paralización de esos ilusos macro-proyectos chicharrones, "olvida" el reprobado editorialista el omnímodo poder del todopoderoso, supersecreto y sibilino Sanedrín de Vegueta que, como él bien sabe, es el que decide lo que se hace, cuando se hace y lo que no se hace en el Archipiélago canario y que, además, siempre "favorece a Gran Canaria"...

En su pseudo encíclica o Editorial aparecido en su "El Día(blo)" de su Santa Cruz ayer Domingo 4 de Diciembre, el reprobado editorialista da una vuelta de tuerca más a sus constantes mentiras y así escribe sobre los partidos políticos... "La traición que están cometiendo con el pueblo canario y que continuamente denunciamos desde estas páginas etc. (...) Viva el PP si algún representante canario de este partido pide la libertad de Canarias, al amparo de la situación geográfica de este Archipiélago, situado muy lejos de la metrópoli que lo sojuzga colonialmente etc. (...) España es el gran impedimento para el progreso de Canarias (...) Viva alguien del PP (...) si al amparo de la resolución 1514 del Comité de Descolonización de los Pueblos de la ONU (...) pide el fin de la presencia colonial de España en estas islas antes Afortunadas y hoy muy desgraciadas"... Después de poner a "caldo" a doña Ángela Mena, como de costumbre, entre otras sandeces se pregunta... "¿Será cierto que tiene ascendencia sobre la Justicia, inclusive para conseguir una sentencia condenatoria en menos de veinte y cuatro horas?"... y luego se atreve a concluir... "Por eso clamamos por la independencia de Canarias, etc. (...) Pedimos, un día más, la dimisión inmediata de Paulino Rivero porque son muchos sus errores. Entre ellos subvencionar a un periódico mínimo -como han vuelto a evidenciarlo los datos de la EGM- con el dinero de los impuestos que pagan los canarios, incluido El Día"...

Ante esta última mentirijilla, nosotros los "Tamarán", con la inocencia que nos caracteriza nos referimos a las supuestas cifras de lectores de periódicos publicados en este Archipiélago que aparecen en su "El Dia(blo)"... ¡221.000 son sus lectores, que nada menos!. Conociendo la tirada de dicho diario, esa cifra no se la puede creer ni él ni nadie, porque contradice gravemente a la especie de "norma" internacional que da como fiable 4 o 5 lectores, máximo, por ejemplar... Y como no podía faltar, naturalmente, destila gotas de su negro odio y verdosa envidia a Gran Canaria y escribe... "¡Fuerte pitorreo!. Los "grancanarios" de (GRAN) Canaria se traen un fuerte pitorreo con el Parlamento, el Cabildo de Tenerife y las cinco islas restantes. El atrevimiento es muy alto y la dignidad está por los suelos"...

¡Que pillines somos los grancanarios!, le respondemos los "Tamarán"...

No hay comentarios: