lunes, 11 de julio de 2011

EN MANOS DE LAS PALMAS (DE GRAN CANARIA)

Parece evidente que la senil insanía que viene padeciendo el editorialista reprobado-querellado-traidorzuelo se va agravando día tras día y así, la ficticia realidad de Canarias que su mente ha creado, va adquiriendo unos tintes surrealistas que, si no fuera porque no hay quien se los pueda tomar en serio, aterrorizarían al más pintado de los nacidos en estas "asirocadas" islas...

En su pseudo-encíclica o Editorial, aparecido en su "El Dia(blo)" de su Santa Cruz ayer Domingo 10 de Julio, riza el rizo de sus desvaríos. Comenta una extensa carta abierta remitida a S.M. El Rey de España por un supuesto canario natural de Las Palmas (de Gran Canaria), aunque residente en Londres. Dicho supuesto grancanario parece tan esquizofrénicamente enajenado como el propio editorialista reprobado e imagina una Canarias que, en realidad, no existe más que en su calenturienta mente. El editorialista, ese que asegura que "estamos en manos de Las Palmas", comienza por reprender al remitente, por llamar a Gran Canaria por su verdadero y glorioso nombre de GRAN Canaria y en su enajenación le comenta que... "el "gran" es una engañifa nunca amparada por la historia y la cartografía"...

Nosotros, los componentes del Grupo de opinión "Tamarán", no podemos reprimir las carcajadas ante esta muestra de insistente pseudo-ignorancia ya que reta... "a cualquier erudito a que nos demuestre fehacientemente que estamos equivocados"... No es que esté equivocado, reprobado editorialista, es que se mantiene en la fingida ignorancia de algo que está históricamente documentado y, por lo tanto, es evidente y no precisa demostración alguna. Luego, continuando con la falacia de fabricar la Historia de Canarias "a su aire", escribe que... "quienes boicotean esa unidad (de Canarias) son los políticos y los dirigentes canariones. Lo han hecho desde 1927; desde los inicios del siglo XX, cuando utilizaron sus influencias en Madrid para dividir en dos lo que hasta ese momento era una sola provincia, cuya capital estaba donde le correspondía: en la isla más extensa, poblada y rica en recursos; en Tenerife"... En este reproducido párrafo, es evidente que la esquizofrenia campa por sus fueros... Trata de solapar que cuando se produce la incorporación definitiva de Canarias a la Corona de Castilla, la Ciudad de Las Palmas (en aquel entonces no se le había añadido el "de Gran Canaria") fue fundada en 1478 por los referidos castellanos como primera (porque la de Telde, que es anterior, lo había sido por los mallorquines), o sea, antes de la conquista e incorporación de la isla Infierno (modernamente apodada Tenerife) y constituida en capital del Archipiélago con el establecimiento de todos las instituciones oficiales con mando y jurisdicción regional (Obispado de Canarias, Audiencia Territorial de Canarias y Capitanía General de Canarias), incluidos organismos dependientes.

Esta situación duró prácticamente hasta 1830, año en que los políticos chicharrones (santacruceros) tramaron, en connivencia con el entonces Capitán General, el hacerse, como efectivamente se hicieron, con la capitalidad del Archipiélago situándola en Santa Cruz, suburbio portuario de La Laguna, carente de categoría y alcurnia. O sea, que la capitalidad de Canarias radicó en Las Palmas desde la incorporación definitiva del Archpiélago, hasta 1830, año en el que, como hemos repetido infinidad de veces, ilegalmente y mediante una artera maniobra, le fue arrebatada para otorgarla, eso si, interinamente, a Santa Cruz. Esta intolerable situación duró con varias intermitencias hasta 1927, año en que la provincia única fue dividida en dos, recuperando Las Palmas su título de capital que le había sido usurpado...

El resto de la pseudo-encíclica que replicamos, comenta el rosario de despropósitos que el supuesto grancanario ha dirigido a S.M. El Rey de esta España de la que las islas Canarias forman parte diferenciada pero indisoluble como Comunidad autónoma bi-provincial... Los "Tamarán", con la inocencia que nos caracteriza nos preguntamos ¿Quién es ese supuesto grancanario para dirigirse "por libre" en nombre de todos los canarios a la Jefatura del Estado para pedirle que "devuelva la libertad a los canarios"? ¿Qué partido o grupo de ciudadanos mayoritario le ha encomendado tal misión?... ¿A qué libertad se refiere?, porque los canarios gozamos de todas las libertades democráticas de que gozamos los españoles... Aquí queda claro que la insanía mental hace estragos en algunos pocos que se auto-creen representantes del pueblo de Canarias por gracia Divina, sin percatarse de que a nadie representan y que nadie les hace el menor caso...

El reprobado editorialista, en uno de sus mini-sermones o "Criterios" diarios, asegura que... "Las tres principales corporaciones tinerfeñas han quedado fuera del control de los políticos de esta isla para estar en manos del PSOE, lo que es lo mismo que decir que están en manos de los canariones y, consiguientemente, también de los peninsulares, pues los canarios son los principales defensores de quienes nos colonizan"... El párrafo no tiene desperdicio. La esquizofrenia está bien a la vista... Empecemos: La realidad es que las corporaciones tinerfeñas tienen los "mandamases" tinerfeños que los propios tinerfeños han elegido; sigamos: ¿En manos de los canariones? Si fuera o fuese así, mucho mejor nos iba a ir a los grancanarios, que posiblemente dejaríamos de financiar a la isla Infierno (modernamente apodada Tenerife) como venimos haciendo desde que los chicharrones se hicieron con el mando económico de la Comunidad que lo fue desde los primeros tiempos de la Autonomía.

Un "curioso" dato: En 1996 Gran Canaria había aportado 107.035 millones de pesetas más que Tenerife... A la vista del recuerdo de ese dato, nosotros los "Tamarán", inocentemente, nos preguntamos ¿Y cuánto de más habremos aportado a las arcas regionales desde aquel entonces acá?... ¿Por qué y quienes nos ocultan ese y otros importantes datos?... ¡Pobre Gran Canaria, encima de "cornuda", apaleada!... ¡Continuaremos!...

Grupo de Opinión 'Tamarán'

No hay comentarios: