lunes, 3 de mayo de 2010

EMBROLLADAS FANTASÍAS


Resulta evidente que el editorialista reprobado-querellado tiene su mente cuajada de embrolladas fantasías. Casi todas sus tesis son simples embrolladas fantasías ya que, por su propia esencia, ni son ni nunca podrán transformarse en realidad. Ejemplo de lo dicho es el contenido de sus diarios mini-sermones o "Criterios".

En uno de los de la semana pasada, espeta a su "bestia negra", el parlamentario socialista Santiago Pérez, que... "es mejor morir honradamente que vivir con desvergüenza, sobre todo si se trata de una ignominia política como la suya. Solo le falta pedir la pena de muerte para nosotros (quiere decir para él)"...

Tales embrolladas fantasías las "predica" quien se ha hartado de "machacar" al Sr. Pérez las más de las veces tergiversando la realidad, ya que una de sus habituales "in-manías" es la de "machacar" a cualquier Institución o persona que disienta, contradiga o se oponga a su modo de pensar, que casi siempre es un claro embrollo fantasioso de la realidad histórica, política o social.

Entre otras "lindezas" que, insistentemente, achaca al Sr. Pérez están las de que... "es un paralizador de todo lo que beneficia a Tenerife"... o la de que... "ha cometido la infamia política de subirse el sueldo (como en determinadas ocasiones o circunstancia ha hecho legalmente el resto de parlamentarios, políticos o funcionarios de toda España) pagado por el pueblo, cuando ese pueblo tiene que hacer cola ante los comedores de beneficencia"...

Otra de sus embrolladas fantasías es la de que... "D. Santiago nos quiere amordazar como hace la prensa canariona que tanto le gusta"...

¡Ah!, exclamamos nosotros los componentes del Grupo de Opínión "Tamarán" con la inocencia que nos caracteriza y dejando claro que aunque ni siquiera conocemos personalmente al Sr. Pérez, si queremos destacar como el editorialista reprobado-querellado, aprovecha las más dispares situaciones para sacar a relucir su negro odio a Gran Canaria... Si no lo hiciera quedaría incompleto su discurso. ¿Es que la prensa grancanaria que, según asegura "tanto gusta" al Sr. Pérez, ha amordazado al editorialista reprobado-querellado alguna vez?, ¿cuándo?, ¡si para su desgracia no le hace el menor caso!...

Una más de sus embrolladas fantasías es la de que... "el futuro de estas islas pasa, indefectiblemente, porque alcancemos cuanto antes nuestra (su de él o¿de quienes?) soberanía nacional (...) La independencia de Canarias es irreversible e inaplazable"... ¿Es esto una embrollada fantasía o no lo es?... ¿Por qué, día tras día, se empeña en contagiar a sus inocentes lectores con la ponzoña de su loquinaria idea de que Canarias precisa de soberanía e independencia "irreversibles e inaplazables"?... ¿Para que?, nos preguntamos los "Tamarán", ¿para hacerle el gusto al editorialista reprobado-querellado y su grupúsculo de iluminados, todos con la mente llena de embrolladas fantasías?...

¡Tranquilícese ese grupúsculo soberanista-independentista!... Los canarios, que somos españoles desde hace cerca de seis siglos, vamos saliendo avante organizados libre y legalmente en Comunidad Autónoma desde que la democracia fue recuperada por España... Nos basta y nos sobra con el Parlamento y el Gobierno autónomo que tenemos, ambos elegidos democráticamente y, desde luego... ¡sobran los experimentos, salvo los realizados con gaseosa!...

En otro de sus mini-sermones trata de los 300.000 desempleados que actualmente hay en Canarias e ignorando, a postas desde luego, las causas principales del problema se atreve a escribir que... "es consecuencia, insistimos, del colonialismo, aunque no lo vean los amantes de la españolidad"...

Nosotros, los "Tamarán", que somos españoles-canarios, nos sorprendemos ante tanta fingida ignorancia y tergiversación de la realidad. Insiste en sus embrolladas fantasías sobre... "la envidiosa ambición de una isla (Gran Canaria) sobre las demás. Rapiña y ambición, pero no pleito."... A los "Tamarán" eso de la rapiña nos suena a cuento tártaro y solo se nos ocurre recordar al editorialista reprobado-querellado que el Obispado único de Canarias siempre tuvo su sede en Las Palmas de Gran Canaria, al igual que la Real Audiencia Territorial, la Capitanía General Militar y los restantes Organismos de mando y ámbito regional de Canarias... Con el paso del tiempo algunos fueron duplicados y otros ilegalmente trasladados a su isla Infierno (modernamente apodada Tenerife) que, arteramente se alzó, aunque interinamente, con esa capitalidad que ostentaba Las Palmas de Gran Canaria.

La situación volvió parcialmente a su estado inicial en 1927 pero ahora resulta que... la isla que ha rapiñado y rapiña es Gran Canaria... ¡Ay, Señor, que cruz!... En su pseudo-encíclica, aparecida en su "El Dia(blo)" de su Santa Cruz el pasado Domingo 2 de Mayo, el editorialista reprobado-querellado entona un desafinado canto a su "verdadera" canariedad porque la de los demás, sobre todo si son "narcotizados" españoles-canarios, no es tan "verdadera". Reclama a los "Sabandijos" (perdón, "Sabandeños") que regresen al canto... "por todos los pueblos y todas las esquinas de las islas (de) la añorada libertad de Canarias. ¿Es que ya no sienten al pueblo guanche? ¿Hay otros intereses que les obligan a callar?. Son muchas las preguntas y pocas las respuestas. En realidad ninguna"...

Nosotros, los "Tamarán", opinamos que semejantes "machangadas" no tienen respuesta... Sigue cantando a Cathaysa, la niña guanche y reproduce la letra de tan bonita canción y se queja amargamente de que tampoco cantan a las niñas Chaxiraxi, Dacil, Saray y demás "guanchitas".

Dejando a un lado la cursilería, si hemos de destacar que el editorialista reprobado-querellado, en su complejo de inferioridad, solo se mira su chicharrero ombligo..., las niñas de las restantes islas Canarias para nada existen en sus embrolladas fantasías.

Luego de intentar una vez más meter miedo con el "moro" ya que... "mientras no seamos una nación soberana estamos al albur de lo que quiera el gobierno de Rabat"..., termina asegurando que... "los problemas (de Canarias) se derivan de la dependencia colonial de España"... y remata (y se queda tan fresco) escribiendo... "Como nación soberana no padeceríamos ninguna crisis, pues tendríamos a nuestra disposición unos inmensos recursos que hoy rapiñan las oficinas recaudadoras de la Hacienda española (...)

Como nación soberana tendríamos bandera y asiento en los foros internacionales (y banda de música) (...) Podríamos ir por el mundo con nuestra propia nacionalidad, la de canarios libres"... ¡Ya consio, cuanta embrollada fantasía!...

Grupo de Opinión 'Tamarán'
PD: YA HEMOS ENCONTRADO EL ASIENTO Y LA BANDERA DEL CABALLERETE.