lunes, 9 de noviembre de 2009

ILUSIONES, DELIRIOS Y FUSIONES


En la pseudo-encíclica, aparecida en su "El Dia(blo)" de su Santa Cruz el pasado Domingo 8 de Noviembre, el editorialista reprobado insiste en sus temas recurrentes trufados con las tergiversaciones de costumbre.

Vuelve sobre el manido e iluso delirio de la independencia de Canarias y pregunta... "¿Por qué (la deriva independentista) es preocupante y no esperanzadora e ilusionante y rica la libertad, la soberanía, el ser hijo de una nación con Estado, el tener identidad propia en el mundo y no ser españoles colonizados o europeos ultraperiféricos?...

A estas insidiosas preguntas nosotros, los componentes del Grupo de Opinión Tamarán, con la inocencia que nos caracteriza, contestamos: primero y principal ¿libertad, soberanía, ser hijos de una nación con estado? ¿Es que nosotros, los canarios, no somos democráticamente libres en estos momentos? Si fuera como él delira, precisamente a él no se le toleraría hacer públicas las maliciosas teorías con que intenta infectar las mentes de sus inocentes lectores. ¿Ser hijos de una nación con estado? ¿Y qué es lo que somos? ¿Es que Canarias no es parte integrante de la nación y el estado españoles? ¿Tener identidad propia en el mundo?...

¡La tenemos por españoles-canarios! ¿Españoles colonizados o europeos ultraperiféricos? Lo primero es una de las tantas machangadas mentales con las que ese sujeto "obsequia" frecuentemente a quienes le leen y lo segundo no hay más que echarle un vistazo al mapamundi para comprender que somos la Europa ultraperiférica, definición que no tiene nada de peyorativa y que solo lo es a efectos de beneficiarnos de ayudas especiales a dicha realidad que compartimos con los archipiélagos de Madeira y Açorez...

Tanto el Archipiélago canario que desde hace seis siglos está plenamente integrado en España y por lo tanto es parte de Europa y de su civilización cristiana, como también lo son las islas portuguesas antedichas...

El editorialista reprobado insiste en su especie "fantasmagórica" sobre Marruecos. Dice... "Marruecos está frente a nosotros. Apenas 96 kms. separan la localidad marroquí de Tarfaya del faro de la Entallada, en la isla de Fuerteventura. (...) Esa es la realidad física. La realidad legal es que estamos en aguas jurisdiccionales y patrimoniales marroquíes. Estamos dentro de su zona económica exclusiva. Podemos decir que, con el Derecho Internacional en la mano estas islas, son más marroquíes que españolas (...) Lo repetimos: Marruecos es una amenaza para los isleños que no queremos ser españoles ni marroquíes sino canarios. ¿Por qué hemos de seguir sometidos a una nación europea o caer en las garras de otra más próxima, que ni siquiera posee nuestra cultura? (...) La única defensa que tenemos los canarios frente a las pretensiones marroquíes es ser una nación con estado propio"...

Estas machangadas, entresacadas de unas larguísimas divagaciones, solo pretenden envenenar las mentes de sus inocentes lectores asustándolas con la patraña de que, de lograr la supuesta independencia, la república bananera canaria, con capital "naturalmente" en la isla Infierno (modernamente apodada Tenerife), estará protegida de las "apetencias" de indeseados terceros por los organismos internacionales como la ONU y la OTAN, maliciosa tergiversación de la realidad histórica porque al ser una de las diecisiete comunidades autónomas en las que los españoles hemos organizado España, Canarias está integrada y protegida además de por la ONU y la OTAN por la Unión Europea, lo que sin duda es definitivamente disuasorio para cualquier posible país intruso...

Como no podía ser menos, en su negro odio contra Gran Canaria, el editorialista reprobado saca a relucir la urticaria que le produce el GRAN de Gran Canaria del que dice... "¿No es un atentado contra la unión de las islas?"...

Y nosotros, los componentes del Grupo de Opinión "Tamarán", con la inocencia que nos caracteriza nos preguntamos ¿Qué isla es la que verdaderamente atenta contra la unión del Archipiélago? y para contestar a tan interesante pregunta pergeñamos los siguientes párrafos:

Cuando se habla de llevar a cabo la posible fusión de instituciones con sede en ambas islas capitalinas, el editorialista reprobado, dominado por irrefrenable furia se ha opuesto frontalmente. Recordemos cuando se hicieron planes para la posible fusión de las Cajas de Ahorro canarias. ¡¿Quién es el atrevido que osa proponer que los grancanarios puedan manejar los dineros de los chicharrones?! exclamaba destilando negro odio contra Gran Canaria. Tanto miedo consiguió infundir a los "mandarines" de CajaCanarias que, como todos hemos leído, la Caja chicharrona ha preferido fusionarse con entidad peninsular de la misma clase antes que con la paisana grancanaria.

Esto es un claro reflejo de la "unidad" archipielágica que propugnan el editorialista reprobado, sus conmilitones y todos los chicharrones que les temen. Curiosamente en este caso, el editorialista reprobado no ha puesto su grito en el cielo por aquello de que los "godos" manejen y se lleven riqueza canaria...

Pero ahora resulta que el "Director General de Cultura de Tenerife", o sea, de la isla Infierno (modernamente apodada Tenerife), que así es como lo escribe porque al parecer le ha traicionado el subconsciente), pretende, con ignorancia digna de lástima, la fusión de los Festivales de Ópera de Las Palmas y de Santa Cruz, so pretexto de rentabilizar al máximo la inversión pública en bienes culturales, con velada amenaza de posible suspensión de ayuda económica al de Las Palmas, si no acepta compartir su acervo y experiencia con el de Santa Cruz...

Tal pretensión, además de casi imposible por las dificultades técnicas que presenta, no es otra cosa que un intento más de desunir a las islas y particularmente de doblegar y escarnecer a Gran Canaria cuyo Festival de Ópera, totalmente consolidado e internacionalmente reconocido, es de muchísimo más prestigio, calidad y duración que el chicharrón...

Grupo de Opinión Tamarán