miércoles, 10 de junio de 2009

SUBVERSIÓN




Subversión, desestabilización o revolución de lo establecido..., el Carnaval es la subversión por excelencia... Así lo explica el diccionario de la R.A.E. Nosotros, los del Grupo de Opinión "Tamarán", con la inocencia que nos caracteriza, nos hemos dicho ¡Táte, ya hemos descubierto cual es la causa de la tos del gato!... ¡y que hasta ahora nadie haya caído en ello!...

Miren por donde, queda aclarado que la subversión aguda que, desde hace bastante tiempo, aqueja al senil ánimo del editorialista reprobado y al de sus conmilitones ático subvencionados, los dos curas independentistas y al patriota Concepción que, vanamente, pretenden "contagiar" a los inocentes lectores del primero (por medio de sus mini sermones diarios o "Criterios" y en sus pseudo encíclicas o Editoriales dominicales), y los segundos a sus incultos seguidores, no son otra cosa que un evidente aspecto del espíritu del carnaval chicharrón que, siendo el "mejor del mundo", sin duda influye en la idiosincrasia general de los que habitan en la isla Infierno (modernamente apodada Tenerife), la última del Archipiélago en todo, menos en superficie y altura.

La referida idiosincrasia impera en los escritos del editorialista "trola-tor" y en el devenir político de su isla Infierno (modernamente apodada Tenerife)... ¡Es que no podía ser de otra manera! porque cuando, después de arremeter "carnavaleramente" contra los nacionalismos constitucionales, autonómicos, sin prisas, teóricos, de timoratos y temerosos de las represiones de la Metrópoli etc. y de asegurar, también "carnavaleramente", que solo el ("su" nacionalismo) que aspira de forma pacífica y dialogada a la libertad de un territorio que no puede depender de una Capital a 2.000 kilómetros de distancia, se manifiesta una vez más "carnavaleramente" diciendo...

"Es disparatado (...) que en Canarias ondee todavía la bandera española en un edificio que no sea el de la Embajada de Madrid (...) España, (y) la Constitución española que respetamos y acatamos por imperativo legal, pero con la que no estamos de acuerdo, hace lo mismo con nosotros revistiéndonos de comunidad autónoma.

Lo repetimos: un auténtico disparate"... o sea, una auténtica subversión "carnavalera" porque, en realidad, lo que el editorialista reprobado quisiera "carnavaleramente" soñando es un supuesto mini-Estado soberano de Canarias, con bandera y asiento (y banda de música) en la ONU y que su Metrópoli gobernadora esté a menos de 50 kilómetros de distancia de cualquiera de las islas, o sea, que tiene que ser su desabrida Santa Cruz "carnavalera"... "al ser la ciudad mas importante de la isla más grande y más poblada y también la más importante en todos los aspectos"...

Ese insano horno crematorio, estrecho y pueblerino que es una urbe perennemente amenazada de posibles movimientos sísmicos, en la que se respira un aire saturado de efluvios petrolíferos con elevado índice de hollín y de níquel, que la sitúa como el punto más negro de contaminación de Canarias, contaminación producida por la refinería de CEPSA que, según el editorialista reprobado, reporta tan substanciosos beneficios que ..."los canariones sueñan continuamente con tenerla en su poder (...) y trasladarla desde Santa Cruz al polígono de Arinaga (con lo que) Tenerife tendría que mendigarle el combustible a Las Palmas y probablemente pagarlo mas caro"...

¡Cuanta machangada, Señor!...Si Gran Canaria precisase una refinería, está en condiciones de negociar con cualquiera de las muchas compañías existentes en el Mundo de bastante más categoría que CEPSA que, estamos convencidos que habida cuenta de la superior consideración internacional del Puerto de La Luz y su tráfico de buques, vendrían a instalarse en Arinaga de mil amores...

Otro tema que le martiriza es el del precio de los combustibles que tendrían que pagar los chicharrones de establecerse la refinería en Gran Canaria... Para nosotros, los del Grupo de Opinión "Tamarán", está bien claro que al editorialista reprobado le consta algo que "quieren" ignorar los políticos grancanarios, y es que los combustibles y, en particular las gasolinas, son mas baratos en su isla Infierno (modernamente apodada Tenerife) que en Gran Canaria o en cualquiera de las restantes islas y... ¡a eso no hay derecho!.

Se está tardando mucho en exigir al Gobierno de Canarias que arbitre la fórmula conveniente para que el precio de los combustibles sea igualitario en todo el Archipiélago y no que una isla, la de siempre, resulte notablemente favorecida y, por lo tanto, financiada por las demás...

El editorialista reprobado, sus conmilitones ático subvencionados, los dos curas independentistas y el patriota Concepción, siguen empeñados en olvidar que desde que en 1927, año en que Las Palmas de Gran Canaria ganó la batalla de la división de la provincia y recuperó el privilegio de capital que le había sido arteramente arrebatado.

Toda Gran Canaria había logrado sacudirse el destructivo yugo a que la sometió Santa Cruz, aquella pequeña aldea sin categoría ni alcurnia que, indebidamente, se había alzado con el mentado privilegio y se olvidó de ella y centró todos sus esfuerzos en prosperar, por lo que ni pretende "rapiñar" refinería, ni maniobra para dificultar la construcción del puerto de Granadilla, ni la terminación de la playa artificial de Las Teresitas, ni se opone a la segunda pista del Aeropuerto Reina Sofía, ni al cierre del anillo insular de "autopistas", ni a nada de nada de ese "maltrato" a su isla Infierno (modernamente apodada Tenerife) que dichos sujetos, dominados por el complejo de inferioridad colectivo y el rencoroso negro odio que sienten contra Gran Canaria.

Se empeñan en adjudicar al sereno y todopoderoso Sanedrín de Vegueta, a los partidos estatales con sede en Las Palmas de Gran Canaria, a los dirigentes políticos grancanarios, a los dos o tres políticos chicharrones traidores que supone "comprados por el oro grancanario", al periódico "caballo de Troya" y a los... "plumíferos que presumen de intelectuales, aunque solo consiguen causar risa"...

El editorialista reprobado, aunque con menor virulencia, se mantiene en la machangada de proponer que sea amputado el GRAN de Gran Canaria... "que le ha hecho y hace mucho daño al Archipiélago, en especial a Tenerife"... Esto nos ha traído a la memoria unas sátiras del ocurrente poeta grancanario José Rafael, que dicen:... "Un grave// problema// diplomático// enfrenta// al Reino// Unido// con España// Los locos// de Tenerife// quieren quitar// el GRAN// de Gran Bretaña"...

Por otra parte, mucho nos intriga y quisiéramos saber si ese "carnavalero" afán soberanista-independentista que últimamente "desmelena" al editorialista reprobado es más auténtico que los nacionalismos que enumera o es una simple cortina de humo "carnavalera" esponsorizada por algún grupúsculo encabezado por patriotas que están "en la cuerda floja", o en la sombra, o que se significan en su "El Día(blo)" abierta y "carnavaleramente" a favor de la imposible soberanía e independencia de Canarias...

Una vez más, los del Grupo de Opinión "Tamarán", nos preguntamos ¿hasta cuando las autoridades competentes van a seguir tolerando tanta desfachatez tergiversadora de la realidad e intoxicadora de mentes sencillas y no preparadas ?...