miércoles, 10 de junio de 2009

IMPASIBLE EL ADEMAN


El editorialista reprobado, "impasible el ademán" y sin que Institución con competencia para ello le "pare legalmente las patas", continúa con sus pérfidos e inútiles mini-sermones o Criterios, ya diarios, inyectando el veneno de esa imposible subversión de Canarias que él y sus conmilitones ilusamente, pretenden, que incluye la fractura de la unidad de España y la fantasiosa creación de un mini-estado soberano e independiente, en el que... "ninguna isla esté por encima de las demás y en el que Tenerife ocupe el lugar que le corresponde"...

O sea, que su isla Infierno (modernamente apodada Tenerife) salga del último lugar que alfabéticamente y en todo lo demás le corresponde, por deméritos propios, para ocupar el primero (porque él y los suyos lo han decidido así y pobre de aquel que se atreva a contrariarles).

En concreto, pretende que su isla Infierno (modernamente apodada Tenerife) sea colocada si no por encima, si por delante de las demás islas... ¡Reconfortante sentido de la "igualdad"!... Sigue emperrado en su deformación de la realidad histórica de Canarias e, "impasible el ademán" dice que..."En Europa deben saber que es una aspiración mayoritaria del pueblo canario romper las cadenas que nos amarran a la Metrópoli, pues los isleños quieren caminar solos para comer bien.

Mientras no seamos libres, seguiremos sin disfrutar de unos recursos inmensos (...) Es increíble que un pueblo pueda vivir atemorizado como viven los canarios respecto a la sumisión a que lo tiene sometido la Metrópoli española"... ¿Aspiración mayoritaria? Si la realidad es que los "aspirantes" no pasan de ser él y sus conmilitones ático subvencionados, los dos curas independentistas, los "patriotas" Cubillo, Gracia, Concepción y Díaz y los cuatro gatos y seis ratones de siempre... ¿Romper cadenas? ¿Qué cadenas? ¿Recursos inmensos? ¿Qué recursos?.

Si el editorialista reprobado fuera un verdadero "patriota", llevaría a cabo un acto generoso y "airearía" cuales son y donde están esos "inmensos recursos" de que los canarios podemos disponer y el resto de los españoles, encabezados por el Gobierno de la nación nos birlan... Con ello ayudaría a resolver la grave crisis económica en que actualmente está inmerso el Archipiélago... Asegura, ponzoñosamente, que... "España no tiene ningún derecho sobre Canarias; ningún título (y añade) Ni siquiera le vale a los canariones el "gran" que le otorgó la loca de Doña Juana La Loca"...

Insistimos en recordarle que el Archipiélago canario es parte integrante de España por lo que no es preciso hablar de derecho o de título y que no fue la loca de Doña Juana La Loca quien otorgó el GRAN a Gran Canaria, porque dicho glorioso calificativo se lo impuso Jean de Bethencourt, primer Rey de Canarias (que el segundo fue Fernando Guanarteme y de éste en adelante los Reyes de Castilla) y fue aceptado y repetido por Papas, Reyes, cartógrafos, geógrafos, historiadores, etc., etc., siendo el único que se ha atrevido a cuestionarlo el ínclito y "gran" editorialista reprobado, luego de "jincarse" una papa negra (como el odio que siente por Gran Canaria) y gritar... "¡Viva Canarias libre y segura! como nación y estado soberano!...

Más adelante aliena y escribe sobre la posibilidad... "cada vez más real, de que (...) ni Juan Carlos ni Mohamed. Lo que (los canarios) quieren es un presidente de la República Canaria designado por el pueblo (...) Contamos ante todo con don Paulino Rivero (...) El Presidente Rivero debería estar asesorado por los nacionalistas auténticos, además de destacados patriotas, Antonio Cubillo y José Luis Concepción"... ¡Lo que nos faltaba! ¡La Historia no habla de otra cosa!... ¿Qué dirán los del todopoderoso Sanedrín de Vegueta?, ese que parece estar dispuesto a apretar el botón rojo y hacer explotar al bello y majestuoso (a su manera) Teide gigante, patrimonio de la Humanidad, para que el turismo deje de aburrirse pateando la desabrida isla Infierno (modernamente apodada Tenerife) y se venga a bañar y a disfrutar (de verdad) en la no menos bella y también majestuosa (a su manera) playa de Maspalomas!, que no es patrimonio de la Humanidad aunque la visitan muchísimos más miles de turistas que al Teide y, por lo tanto produce muchísimas mas divisas al patrimonio regional...

El editorialista reprobado, enfurecido clama... "Es increíble la ignominia a la que han llegado los dirigentes políticos canariones, hasta el punto de ofender y hasta reírse de Tenerife; de mentir sobre una isla que es la más grande y hermosa del archipiélago, lo cual hace que babeen envidia esos perros de la ira amarilla canariona ya citados"...

Y nosotros, los componentes del Grupo de Opinión "Tamarán", con la inocencia que nos caracteriza, y sonriendo levemente, añadimos: y en la isla Infierno (modernamente apodada Tenerife), gruñen de negro odio aquellos chicharrones que, impulsados por el complejo de inferioridad que les genera el fallido intento de superar a Gran Canaria...

En su pseudo-encíclica, aparecida en su "El Dia(blo)" de su Santa Cruz el pasado Domingo 26 de Abril, el editorialista reprobado, impasible el ademán, insiste en sus subversivas y demenciales teorías sobre la conquista e incorporación de Canarias a la Corona de Castilla, y niega la realidad evidente de que el Archipiélago es parte integrante de España y lo considera una supuesta colonia, tergiversando la realidad histórica y alega la supuesta necesidad de... "alcanzar la soberanía cuanto antes (...) incluido nuestro mar y nuestro cielo (...) ¿Por qué ha de ser Canarias patrimonio de una Nación tan menospreciada en el mundo como España por culpa de los políticos que la rigen? ¿Por qué han de disfrutar los españoles y no nosotros, de nuestra riqueza?"...

¡En fín, el editorialista reprobado insiste en las mismas machangadas de costumbre!, entre las que incluye su matraquilla en contra del GRAN de Gran Canaria del que dice que... "es un simple invento de los canariones para darse importancia. Una superchería que volvemos a poner en evidencia"... Y ya, en pleno mendaz delirio escribe... "¿Por qué si no somos españoles, ni queremos serlo, tenemos que someternos a la envidia rapiñadora de Las Palmas?. ¿Por qué si no le corresponde el "gran" insisten sus dirigentes políticos, además de los perros de la ira amarilla y algunos caballos de Troya infiltrados en Tenerife, en perpetuar una falsedad? ¿Por qué se les tolera esta mentira?.

Por nuestra parte, reiteramos el reto que desde hace meses le tenemos planteado a los eruditos: demuéstrennos, si pueden, si estamos equivocados cuando decimos que a Canaria no le corresponde el "gran"... Nosotros, los componentes del Grupo de Opinión "Tamarán", ante tanta insolente mentira y persistencia en negar o tergiversar la realidad histórica, estamos seguros que más temprano que tarde alguien pasará al editorialista reprobado la factura que se merece por todos conceptos